Exposición María Lezón «Ascendencia»

critica en prensa

 

La mujer a través de la historia del arte es el objeto de la mayoría de obras figurativas clásicas que conocemos, ella es el objeto a poseer; pasiva y siempre dispuesta a los deseos de su consumidor. Tras la repetición de estas imágenes, la mujer desnuda por ejemplo, hemos aceptado sin parpadear este tipo de imagen que se utiliza diariamente en miles de situaciones de la vida cotidiana; en anuncios de coches, programas de la tele, viajes a países exóticos, etc. Este modelo de imagen es el que se inspira mi trabajo, basado en la perpetua imagen de la mujer como objeto a poseer quién ni piensa ni padece. He querido reinterpretar esta imagen, darle otros significados, torcerla, usarla, destruirla, satirizarla, abusar de ella y todo lo que se me ocurra a partir de su existencia.
Actualmente, mi intención es dar protagonismo a la mujer como personaje activo, poseedor de su fin, crearla fuerte y sabia, para olvidar su pasado victimista y pasivo como referencia. La mujer pasiva pasa a ser protagonista activa, jefa, poseedora de su destino y poseedora de quien la mira

Scroll Up