Guillermo Pedrosa


GUILLERMO PEDROSA

La concepción bidimensional de la pintura sitúa los  trabajos de este autor en un terreno híbrido, complejo a  la hora de inscribirlos en las metodologías creativas tradicionales. La forma se desmiembra, se diluye  o se hace contundente, adoptando acabados propios de otros materiales más sólidos, jugando a modo de trampantojo con esa dualidad de una solidez aparente contra lo que no es más que pigmento sobre  tela -eso sí- montada sobre una  estructura previa elaborada con otros útiles.    Sus motivos giran en torno a distintas formas tridimensionales, son espacios polimórficos, obedecen a las distintas formas que se pueden construir a partir del cuadrángulo. Posibilidades  infinitas  de una única figura primigenia y conocida: el cuadrado, en principio uniforme en su concepción, y que aquí se transforma,  metamorfoseándose en plegamientos, torsiones, abultamientos, dilataciones externas,  hundimientos…
Scroll Up